2 de octubre de 2012

Philip Glass: Un genio incomprendido




Philip Glass, el compositor de Baltimore, es el puro ejemplo de que le amas o le odias, no hay término medio. Su música, basada en estructuras repetitivas, ha creado un estilo propio que le diferencia de cualquier otro compositor de la historia. Es totalmente imposible confundir su música con la de otro compositor. Glass, que en sus comienzos compuso una música difícil para los tiempos en que fue compuesta, llegó a decir que si cuando acabase de dar un concierto, quedaba alguien en la sala, le invitaría a cenar. Esto demuestra que sabía muy bien que su música no era nada fácil para el oyente, pero él creía en ella y con el tiempo fue evolucionando hasta límites insospechados. Una música que desde sus comienzos se denominó de estilo Minimalista, término con el que nunca estuvo de acuerdo el maestro. Su música se basa en una base que se repite continuamente, en la que cualquier oyente puede huir al instante, pero que os aseguro que el que tenga paciencia y se deje envolver en ese momento, podrá sentir como ese ritmo constante que como él mismo dijo, gira, gira y gira, te rodea y te va envolviendo, a la vez que se desarrolla surgiendo un tema que irá evolucionando, dando quiebros y volviendo una y otra vez al tema principal. A mí me ha costado más de veinte años entenderle. Desde hace muchos años, tuve en mi poder muchas obras de Glass. Algunas contenían algún tema que me gustaba, pero por lo general era incapaz de oír entera la obra sin marearme antes. Pero hubo un momento que me propuse oir entera una de sus obras más clásicas, dejándome al final como con ganas de oir más, y así fue, luego vino otra obra, y otra, y otra, hasta que logré oírme entera su discografía. Hoy en día, no tengo la menor duda, Glass, es un excelente compositor, uno de los pocos que puede estar orgulloso de tener fama universal en vida, al igual que le ocurre a Part, pero con una reputación y aceptación popular mucho más amplia. Glass es uno de los mejores compositores de los siglos XX y XXI, con un catálogo realmente generoso y que día a día crece y crece, porque este hombre compone nueve horas diarias dando como resultado una inmensa obra musical que quedará en la historia de la música clásica. Glass tiene muchas obras de su etapa minimalista, de sus experimentos antes de convertirse al budismo, de las de después, y de todas las que fue componiendo a lo largo de toda una vida repleta de obras maravillosas que han sido y son carne de los críticos, ya que con su estilo repetitivo, da mucha facilidad a la crítica de muchos y por supuesto, muchos son también los defensores. De una forma o de otra, la fama mundial que tiene el compositor será por algo, y no deja indiferente a nadie que le escuche. A todas las obras compuestas en sus primeros años, se fue sumando poco a poco, muchas composiciones del campo sinfónico, dando como resultado una inmensa colección de obras que son puramente clásicas, que dejan al compositor como uno de los más grandes, nos guste o no. Glass tiene la ventaja de que el gran público le conozca gracias a sus 40 bandas sonoras para el cine, entre las que se encuentran, las que le dieron la fama como compositor de cine, la trilogía de Koyaanisqatsi, Powaqqatsi y Naqoyaqtsi, y las más famosas, como Las Horas, Mishima, El Ilusionista o su colaboración en el Show de Truman. Dentro del mundo sinfónico, nos encontramos con 9 sinfonías y una a punto de estrenar, 24 óperas, música para ballet, música de cámara, conciertos para piano, para cello, para clave, para violin, etc.
Oyendo sus primeras sinfonías, podremos observar la evolución a una música mucho más construida y compleja, mucho más depurada, a la vez que las va componiendo en el tiempo y nos vamos acercando a sus últimas creaciones sinfónicas, más tradicionales y melódicas, que captan y envuelven al oyente familiarizado con la música sinfónica más fácilmente que con sus obras antecesoras, en las que ponía a prueba la capacidad auditiva del más paciente, aunque muchos melómanos se niegan a reconocer su música por falta de rigurosidad, considerando su música como repetitiva, empalagosa y superficial. Yo después de oír muchas de sus óperas, tengo que confesar que sigo sin poder digerir bien la que le llevó a la fama operística del siglo XX, Einstein on the Beach. Pero sin embargo las otras dos que forman la trilogía, Satyagraha y Akhnaten, me gustan cada día más. Sin embargo, sus obras más recientes, se acercan más a la música que un oyente normal es capaz de soportar sin caerse de espaldas, con sua arpegios y transiciones tonales, que dan como resultado su estilo "glasiano", y lo que es mejor, a que te enganche de repente, así, sin que te des cuenta, convirtiéndote poco a poco en seguidor de su música, de su estilo, en donde descubrirás que esa música repetitiva que te envuelve, es mucho más que cuatro notas dando vueltas una y otra vez. Cuando llega el momento en que escuchando esas cuatro notas rodeándote una y otra vez, y puedas descubrir que esa música te abre un nuevo mundo de sensaciones y emociones, invadiendo hasta el último rincón de tu ser y se te haga corto el movimiento y necesites oír otro, habrás sucumbido sin remedio.
Es indudable su capacidad como compositor y seguirá siendo odiado por unos y amado por otros, no existe otra posibilidad.

Os dejo con el segundo movimiento de su Tirol Concerto for piano and Orchestre, en el que desarrolla el tema compuesto para la banda sonora del Show de Truman y que también emplea para su primer movimiento de su 5ª sinfonía y una de sus bandas sonoras, Las Horas. Seguiremos oyendo obras suyas poco a poco.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Hoy escuchas

- Piano concerto nº 2 - SAINT-SAENS
- Vissi d'arte "Tosca" - PUCCINI
- Overture "Don Giovanni" - MOZART
- Reina de la noche "La flauta mágica" - MOZART
- Aria de Edgar - PUCCINI
- Toccata y fuga en re menor - BACH
- Symphony nº5 "4º Mov." - MAHLER




Radios on line

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates