15 de noviembre de 2012

Beethoven: Sinfonía Nº 5



La Quinta Sinfonía de Ludwig Van Beethoven puede que sea una de las composiciones más famosas de toda la música clásica, pero si de una cosa sí que estamos seguros, es que su comienzo, contiene las cuatro notas más famosas de la historia de la música, motivo que pudiera ser seguramente por la angustia de su imparable sordera que en el momento de su composición acusaba el compositor. No se sabe realmente el significado simbólico que el autor quiso dar a esas cuatro notas, aunque según Anton Felix Schindler (músico austriaco y de los primeros biógrafos de Beethoven), escribió: El mismo compositor proporcionó la clave a estos profundos temas cuando un día, en la presencia del que escribe, señaló el principio del primer movimiento y expresó con estas palabras la idea fundamental de su trabajo "¡Así el destino toca a la puerta!"
Aunque tampoco se le da demasiado crédito a las palabras de Schindler, ya que posteriores investigaciones tiraron por tierra la mayoría de las declaraciones al demostrar muchas falsificaciones u otros asuntos de los Libros de Conversaciones con Beethoven (en los que insertó muchas líneas apócrifas después de la muerte de Beethoven) y sus exageraciones acerca del período que estuvo con el compositor. Vamos, que una vez muerto Beethoven, insertó lo que le dió la gana. No obstante existe una probabilidad de que el mito de lo que significaba, no sea de lo inventado y fuera verdad.

Beethoven empezó a componer la 5ª Sinfonía según los primeros esbozos, inmediatamente después de la Tercera Sinfonía, aunque tuvo que interrumpirla para componer otras composiciones como la primera versión de Fidelio, la Sonata para piano Appassionata, el Concierto para Violín, la Misa en do Mayor, el Concierto para piano y orquesta nº 4, los Cuartetos de cuerdas Rasumovsky y la Cuarta Sinfonía. Una vez que estaba finalizando la Sinfonía, fue compuesta en paralelo junto a la Sexta Sinfonía, que fueron estrenadas juntas en el mismo concierto en el Theater an der Wien de Viena, el 22 de diciembre de 1808, dirigido por el propio compositor, aunque el día del estreno no tuvo gran acogida por la crítica ni el público, motivado a las condiciones adversas: El auditorio era muy frío y el concierto duró cuatro horas, para colmo de males, debido a un error de uno de los músicos en la Fantasía Coral (otra de las piezas que estaban en el programa), Beethoven tuvo que detener la ejecución y comenzar de nuevo, que después de cuatro horas terminaron por agotar al público asistente. Aún así, la Sinfonía nº 5 de Beethoven, desde entonces se convirtió en emblema de la música clásica, siendo junto a la Tercera y Novena Sinfonías como la obra más revolucionaria de Beethoven y una de las composiciones más interpretadas en todas las Salas de Concierto del mundo.

En un ensayo titulado La música instrumental de Beethoven, escrito en 1813, E.T.A. Hoffmann recalcó todavía más la importancia de la sinfonía:

¿Puede haber alguna obra de Beethoven que confirme todo esto a un mayor grado que su indescriptiblemente profunda y magnífica sinfonía en do menor? ¡Cómo esta maravillosa composición, en un clímax que sube sin cesar, lleva al oyente imperiosamente para entrar en el mundo de los espíritus infinitos!... No hay duda de que todo se precipita como una ingeniosa rapsodia según muchos, pero el alma de cada oyente reflexivo seguramente fue movida, y muy íntimamente, por un sentimiento que no es otro que el anhelo portentoso indecible, y hasta el acorde final - de hecho, incluso en el momento que le siguen- que será incapaz de salir de ese mundo espiritual maravilloso, donde el dolor y la alegría lo abrazan en forma de sonido. La estructura interna de los movimientos, su ejecución, su instrumentación, la forma en que se suceden uno y otro - todo lo que entre los temas que genera la unidad, que solo tiene el poder para mantener al oyente firmemente en un estado de ánimo interior. Esta relación es a veces clara para el oyente cuando escucha en la conexión de dos movimientos o descubre el bajo fundamental en común, una relación más profunda que de no revelarse de este modo habla en otras ocasiones sólo de mente a mente, y es precisamente esta relación que imperiosamente proclama la libre posesión de un genio del maestro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hoy escuchas

- Piano concerto nº 2 - SAINT-SAENS
- Vissi d'arte "Tosca" - PUCCINI
- Overture "Don Giovanni" - MOZART
- Reina de la noche "La flauta mágica" - MOZART
- Aria de Edgar - PUCCINI
- Toccata y fuga en re menor - BACH
- Symphony nº5 "4º Mov." - MAHLER




Radios on line

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Blogger Templates